El mejor piercing en Barcelona lo hace AvantGarde

Todo lo que tienes que saber acerca del piercing en Barcelona

La cultura del piercing en Barcelona ha avanzado durante muchos años en diferentes direcciones, siendo representación tanto de ideales como de determinadas culturas, o incluso como simple moda estética, creencias religiosas, por erotismo, sentimiento de identificación, gustos personales, etcétera. Independientemente de las razones que empujen a cada uno, es importante aprender más acerca de esta perspectiva, su origen, las nuevas tendencias y por supuesto también ser conocedores de los posibles riesgos que puede suponer esta práctica.

 

¿ Quieres un piercing ?

Si eres de Barcelona o alrededores y quieres  un piercing, no lo dudes, entra en nuestra galería y comprueba de lo que somos capaces.

 

Reserva tu cita con un profesional







    * Consultas totalmente gratuitas

    Si reservas on line tienes un 10% de descuento :

    En Avantgarde sabemos que tienes ganas de ponerte un piercing desde hace tiempo, no te lo pienses, reserva con 20 €  y elige hora.




    Qué es piercing; su cultura y origen

    La palabra piercing es un anglicismo que identifica una práctica muy extendida a lo largo de la historia de la humanidad, y que se basa en la perforación de una parte del cuerpo donde generalmente se introduce una pieza de joyería.

    Dependiendo de las diferentes sociedades, la tradición del piercing ha evolucionado por distintos caminos, y mientras en algunas sociedades orientales se convertía en un elemento clave y muy generalizado en el cuerpo tanto de hombres como de mujeres, en la mayor parte de la sociedad occidental se ha centrado más en la moda que en la tradición cultural, histórica o religiosa, de manera que lo habitual ha sido hasta hace poco que tan sólo se utilizase en mujeres y con una gran limitación, puesto que se enfocaba fundamentalmente en la perforación del lóbulo de las orejas.

    Sin embargo, desde hace ya bastantes años, la cultura del piercing en occidente ha logrado un impresionante desarrollo, y de hecho, cada vez son más las personas que deciden unirse a esta atemporal práctica que actualmente es aplicada tanto en hombres como en mujeres.

    Al hablar acerca del origen de la cultura del piercing, hay que tener en cuenta que es muy difícil precisar, ya que no existe ningún documento ni muestra clara de cuál fue la primera persona que taladró su cuerpo para la colocación de un aro, artículo de joyería u otros.

    Sin embargo, parece ser que los esquimales fueron una de las tribus que comenzó utilizando el piercing como muestra de que un niño pasaba a ser adulto.

    Hay otras culturas como la masái donde esta práctica se lleva a cabo sobre todo en mujeres, creando deformaciones en su cuerpo como puede ser la extensión o alargamiento de sus glóbulos y de su labio inferior.

    Principales lugares del cuerpo donde se colocan piercings y tiempo en cicatrizar

    En occidente, actualmente se recurre al piercing por muy diversos motivos, entre los que destacan la moda y la identificación con algún tipo de cultura tanto oriental como occidental.

    Esto ha hecho que prácticamente encontremos perforaciones en cualquier parte del cuerpo, pero lo cierto es que las tendencias se siguen centrando en algunos lugares más destacados como los que vamos a detallar a continuación, diferenciando entre la cara y el resto del cuerpo.

    Piercings en la cara

    La cara es una de las zonas en las que más habitualmente recurrimos al piercing, localizando las perforaciones fundamentalmente en la nariz, la lengua, el labio, la mejilla y la ceja.

    En cuanto al tiempo necesario para la cicatrización o el cierre completo, podemos destacar:

    • Cartílago de la oreja: hasta un año en cerrar por completo.
    • Ceja: hasta nueve semanas.
    • Frenillo de la lengua: hasta dos meses.
    • Labios: hasta seis semanas.
    • Lengua: hasta dos meses.
    • Lóbulo de la oreja: hasta ocho semanas en cicatrizar.
    • Puente nasal: hasta ocho semanas.
    • Septum nasal: hasta seis semanas.
    • Tragus de la oreja: hasta 12 semanas.

    Piercings en el cuerpo

    En cuanto al resto del cuerpo, también hay zonas específicas donde es más habitual realizar la perforación para la colocación de un piercing como pueden ser el ombligo, barriga, genitales masculinos y femeninos, pezones y nuca.

    • Barriga: hasta un año en cicatrizar, aunque puede llegar a tardar más en algunos casos.
    • Genitales femeninos: hasta tres semanas.
    • Genitales masculinos: hasta seis meses.
    • Nuca: hasta seis meses.
    • Ombligo: hasta un año, aunque puede llegar a tardar más.
    • Pezón: hasta ocho semanas.

    Los peligros de ponerse un piercing

    Es muy importante tener en cuenta que en la actualidad, si acudimos a un centro de piercing de confianza en Barcelona, con experiencia y que cuide bien la higiene, la colocación de un piercing apenas supone riesgos, pero eso sí, estos peligros no se limitan tan sólo al momento de la realización de la perforación, sino que es muy importante seguir unos cuidados posteriores para evitar los diferentes problemas que se pueden producir.

    Estos son los principales riesgos que corremos a la hora de colocarnos un piercing:

    • Infecciones: uno de los riesgos que más nos preocupan son las infecciones, las cuales generalmente se presentan en un 10% de los casos, y se debe a una mala higiene tanto durante el proceso de perforado como en los cuidados posteriores.
    • Inflamación: generalmente se produce cuando hay infección.
    • Alergias: en la mayor parte de casos están relacionadas con la colocación de artículos metálicos que contienen níquel.
    • Enfermedades: es importante tener en cuenta que, si no nos ponemos en manos de confianza, se pueden contagiar enfermedades como la hepatitis B, hepatitis C y SIDA. Actualmente estos casos son prácticamente inexistentes, y sólo se producen cuando la perforación es realizada por una persona enferma o que no mantiene la higiene durante la práctica.
    • Queloides: es un tipo de cicatriz que crece desde la parte interior a la exterior.
    • Hemorragias: al realizar la perforación, muy especialmente en zonas como la lengua o el pene, se puede provocar un sangrado mayor.

    Recordad que, si acudimos a un profesional y llevamos a cabo unos cuidados básicos de control e higiene, es raro que se llegue a presentar ninguno de estos inconvenientes.

    Cuidados después de la colocación de un piercing

    Decíamos que, para evitar los riesgos de ponerse un piercing, es muy importante no sólo que acudamos a un buen profesional del piercing en Barcelona, sino que también debemos extremar los cuidados posteriores, los cuales nos indicará el experto antes de que abandonemos el centro, pero vamos a haceros un resumen con el que podáis estar mejor informados:

    • Lávate siempre las manos con agua y jabón antes de tocar el piercing.
    • Debes maximizar la higiene, garantizando que el entorno del piercing está siempre limpio hasta su cicatrización.
    • Utiliza papel desechable o gasas esterilizadas para secar la zona después del lavado.
    • Las costras que se puedan formar se irán desprendiendo poco a poco, de manera que utilizaremos un bastoncillo humedecido para retirar los restos.
    • En caso de que la zona se enrojezca o haya sospechas de que pueda estar empezando una infección, hay que aplicar algún desinfectante.
    • No te quites el piercing antes de que cicatrice por completo.

    Es muy importante seguir todas las recomendaciones del profesional para garantizar un proceso seguro, rápido y fiable, y es que, a día de hoy, colocar un piercing en Barcelona es completamente seguro con tan sólo cumplir con unos cuidados básicos.



    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Abrir chat
    Avantgarde Tattoo Collective